Las graves consecuencias del delito de revelación de secretos por funcionario público

  Uncategorized

Las graves consecuencias del delito de revelación de secretos por funcionario público

En el ámbito del derecho penal español, el delito de revelación de secretos cuyo autor pueda ser un funcionario público representa una grave infracción del Código Penal.

Es un delito que quizá sea poco conocido socialmente, pero un delito de mucha gravedad.

Se suele asociar con el delito de corrupción que es el que más vemos en televisión, pero más allá de ello, es un delito que compromete la confidencialidad y la seguridad de la información que tiene en sus manos cualquier funcionario público. 

Y es mucha, y en muchos casos, como en un Juzgado, información muy delicada.

En cualquier caso, y como siempre aconsejamos, en caso de ser imputado o expedientado por esta causa, es imprescindible asesorarse por un abogado especializado en este tipo de delitos.

En este artículo, vamos a intentar entrar en detalle en los aspectos fundamentales de este delito, su definición, las penas asociadas y algunos ejemplos ilustrativos.

Las graves consecuencias del delito de revelación de secretos por funcionario público
Las graves consecuencias del delito de revelación de secretos por funcionario público

Definición del delito de revelación de secretos por funcionario público

El delito de revelación de secretos por funcionario público se encuentra regulado en el Código Penal español, en su artículo 417

Este artículo establece que comete este delito el funcionario público que, sin estar autorizado, revele secretos a los que tenga acceso en razón de su cargo.

Por ejemplo, dar detalles de un proceso judicial al periódico de turno a cambio de un buen dinero. 

Es importante destacar que la revelación debe ser realizada de forma voluntaria y con conocimiento de que está incumpliendo su deber de confidencialidad. 

Un aspecto que claramente cualquier funcionario público cumple porque por razón de su cargo sabe que tipo de datos maneja.

Además, el secreto revelado debe tener carácter reservado y no estar destinado a ser conocido por terceros.

Al igual que lo anterior, los datos o información del expediente que tenga en sus manos un funcionario son siempre de carácter reservado no pudiendo divulgarse a terceros sin autorización.

Hay excepciones, claro. 

Por ejemplo, un procedimiento judicial del que se da traslado a un abogado defensor con el fin de que redacte su escrito de defensa. Los datos e información del procedimiento se le dan al abogado y estos datos quedan bajo su responsabilidad.

Penas asociadas al delito de revelación de secretos por funcionario público

El delito de revelación de secretos por funcionario público está penado y castigado por el Código Penal español con diferentes tipos de sanciones condenatorias, dependiendo de la gravedad de la conducta y las circunstancias específicas del caso. Estas condenas pueden incluir las siguientes penas:

  • Penas de prisión: En los casos más graves, el funcionario público puede enfrentarse penas de prisión que van desde los 2 hasta los 4 años. Esta pena puede aumentar si el delito ha sido cometido con el fin de obtener un beneficio económico o causar perjuicio a terceros.
  • Multas económicas: Además de la pena de prisión, el funcionario público puede ser condenado a pagar una multa económica de 12 a 18 meses (el importe de las multas se señala siempre por días, por ejemplo, multa de 12 € al día). El importe total de la multa variará en función de la gravedad de la conducta y la valoración del Tribunal.
  • Otros tipos de sanciones: En todo caso, el funcionario público se enfrenta a la pena de inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos o la pérdida de su empleo (retirarle la condición de funcionario público).

Diferentes ejemplos del delito de revelación de secretos por funcionario público

A continuación, presentamos algunos ejemplos que ilustran situaciones en las que se puede cometer un delito de revelación de secretos por funcionario público y a quién puede perjudicar:

  1. Un inspector de policía, divulga información sobre una investigación en curso a un tercero no autorizado, poniendo en peligro la integridad de la investigación y la seguridad de las personas involucradas.
  2. Un funcionario de un Ayuntamiento, filtra información sobre una licitación pública a cambio de recibir una importante suma de dinero (soborno) por parte de una empresa interesada en obtener el contrato.
  3. Un funcionario de la Agencia Tributaria, filtra información sobre un expediente abierto a un Alcalde de una localidad de España por fraude fiscal.

Revelación de secretos: delito contra la administración pública

El delito de revelación de secretos realizada por un funcionario público es una infracción que atenta contra la confidencialidad de la información y la seguridad de las personas y entidades afectadas. 

En el derecho penal español, hablamos de un delito grave, que se encuentra tipificado en el Código Penal y donde se establecen penas siempre proporcionales a la gravedad de la conducta. Es esencial que cualquier funcionario público sea consciente de sus obligaciones de confidencialidad y de las consecuencias legales de revelar secretos a los que tienen acceso en razón de su cargo.